Y EN CADA LENTEJA UN DIOS